sábado, 8 de diciembre de 2012

Cómo hacer frente al maltrato psicológico (2): Formas de maltrato



  
Continúo con la información aportada en el Dossier “Valentía Emocional” del ejemplar número 27,  publicado en la Revista Mente Sana, desplegando en profundidad, en esta segunda parte,  la descripción de siete posibles formas de presentarse el maltrato psicológico.
 
Victimista, tiránica, manipuladora… son personalidades que se adoptan para conseguir el control en las relaciones desiguales. Desenmascararlas es el primer paso para apartarse de ellas.


7 FORMAS DE MALTRATO

1. Relaciones Tiránicas
2. Relaciones basadas en el Victimismo (otra forma de abuso)
3. Relaciones desde el Complejo de Superioridad
4. Relaciones en las que hay una ausencia del otro, que hiere
5. Relaciones manipuladoras
6. Relaciones construidas a través del chantaje emocional
7. Relaciones desde el rol de juez (que enjuicia)



1. RELACIONES TIRÁNICAS

Cuando las relaciones están fundadas en la igualdad y la libertad es posible encontrar soluciones si nos sentimos maltratados. Decimos “no” y elegimos otro camino, lo que significa cuidar de nosotros, del otro, de la vida… Por mucho prestigio que haya tenido el sufrimiento, el sacrificio o la resignación, a la vida no le hacen bien las relaciones que desvitalizan y hacen sufrir. El problema viene cuando las personas no son libres o no se definen como iguales en rango, aún siendo diferentes. Aquí brota la semilla inevitable del dolor.

Si nos centramos en el maltratador que adopta la postura de tirano, depredador y desconsiderado descubrimos que, en su alarde de superioridad y autoritarismo – con el que busca asustar o humillar-, se esconde su incapacidad par lograr el respeto que desea y que teme no conseguir de forma natural. Necesita imponerse porque no confía en sí mismo y no puede respetarse.

Probablemente, dentro de un tirano se esconde alguien que vive humillado y envilecido y decidió tomar la posición del fuerte para humillar y envilecer a los demás. El modelo de relación sufriente tirano-vasallo está teñida de miedo. Quizá todas las relaciones destructivas vienen del miedo y de la falsa idea de que “yo soy mejor que tú”.

La posición del tirano se aprendió de los primeros vínculos familiares. A veces permanece latente y despierta en los contextos que lo consienten, como las clásicas situaciones profesionales de mando. O el tirano huele la carnaza de los que toman la posición de débiles y víctimas. Y es que las relaciones tienen a hacer sinapsis con sus opuestos. El fuerte busca al débil, el astuto al ingenuo, el sacrificado al gozador, el sádico al masoquista…

Sea como sea, resulta de gran ayuda respetar y mirar la dignidad del que ejerce de tirano –su persona, no sus actos- y ver el miedo y la villanía que esconde. Al mismo tiempo debemos sentir siempre nuestra propia dignidad y respeto para dejar claro que no toleramos salidas de tono o desconsideraciones. Es casi una prueba de inmunidad tener interiorizado que todos somos dignos “ni mejores, ni peores” y no olvidarlo nunca.

Cuando tratamos con personas enfermas de poder, debemos apartarnos de su camino. Si se trata de contextos inevitables, nos mantendremos en nuestra posición interior de valor (nota propia: de realmente valorarnos a nosotros mismos, independientemente de sus opiniones o conductas). 


 
2. COMPLEJO DE SUPERIORIDAD

El poeta alemán Goethe señaló que “ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos, sino para que se reconozca lo que sabe su autor”.
Al igual que estos libros, muchas personas se relacionan y transmiten sus conocimientos no por enseñar a los demás y ayudarles sino por pura soberbia y vanidad. En efecto, pueden poseer una gran conocimiento y una seguridad envidiables, pero no se trata de lo que saben sino del menosprecio que sienten ante lo que sabe el prójimo.

El problema de estas personas tiene que ver con la representación que hacen de su excelencia, no con su excelencia en sí misma. Son sujetos soberbios.
La sabiduría contiene un componente relacional, una actitud de apoyo y respeto. El hombre “sabio” trata de ser útil a los demás, el “sabiondo” trata de hacerse necesario procurando que los otros se sientan inferiores, ante él, ante sus conocimientos. Esta actitud despectiva de maltrato psicológico es su forma de sentirse importante.
Pero “dime de qué presumes y te diré de qué careces”. Detrás del “sabiondo” se esconde un ser vulnerable e inseguro, y su comportamiento encierra una gran paradoja: su prepotencia es, en el fondo, impotencia. Por tanto, no debe paralizarnos su brillantez pues, como decía el poeta Baltasar Gracián, “aunque muchos son sabios en latín, suelen ser grandes necios en romance”.



 
3. VICTIMISMO

Dentro del tipo de maltratadores se incluye la persona que, precisamente, desempeña el papel contrario. Aquella que siempre es víctima de los demás y se siente víctima del mundo. Aquella que –porque la vida no le ha ido bien o porque considera que no ha sido bien tratada- exige que los demás le den todo lo que pide, con el agravante de que si esto no ocurre, se considera con el derecho de exigir o de condenar a los otros.

Su discurso suele ser inconfundible: “Con lo que yo te quiero y mira cómo me lo pagas…Con lo que sufro y no eres capaz de darme lo poco que te pido… Con lo que he hecho por ti y ahora que te necesito…”.
El problema es que espera que lo que no le fue dado –seguramente fue abandonada o no reconocida- se lo darán quienes tiene a su alrededor. Digo “se lo darán”, no “lo tomará”, ya que espera que los demás adivinen sus necesidades sin tener que hacer nada para conseguirlo. Suele sentirse merecedora de toda atención, lo que se traduce en que los otros deben hacer lo que ella quiera, pero sin pedirlo. Si esto no ocurre, deja ir su discurso victimista y acusador hacia el otro”.

Para detectar a la persona victimista hay que estar atento a su discurso. Si sólo son malos los demás y ella siempre es inocente, piensa que la realidad nunca es así y que no quiere responsabilizarse de su parte. Si tratas de darle soluciones y no le vale ninguna, sospecha: seguramente prefiere quejarse antes que hallar una solución. Si te sientes exigido a atenderla y eres su único recurso, no lo creas, siempre hay alternativas. Cuando todo depende de lo que hagas sin que ella tenga que hacer nada, piensa que trata de que le soluciones la vida sin que ella tenga que hacer nada por llenarse. Cuando sientas que su discurso victimista no te conmueve sino que te irrita, seguramente es fingido.
Una buena estrategia es no apresurarse a actuar frente a sus demandas y saber que cualquier persona es capaz de encontrar una solución por sí misma.



4. LA AUSENCIA QUE HIERE

Todo lo que hacemos o dejamos de hacer aumenta o disminuye el nivel de sufrimiento de quienes nos rodean. La pasividad, por falta de conciencia o por irresponsabilidad, es una respuesta desadaptativa a las demandas de la vida. Y una de las formas que adopta es el perfil del ausente.

Ausente de sí mismo, de sus relaciones, de la vida… es incapaz de comprometerse consigo mismo ni con los demás. Desconectado de la realidad, vive pendiente de sus necesidades y prescinde de quienes le rodean. Por miedo, por comodidad, por ignorancia e los propios recurso o por egoísmo… se encierra en un mundo pequeño y endogámico donde “el otro” es visto como una molestia o como un medio.
(Nota propia: me resuena, en parte, aquí el “egótico” de la Terapia Gestalt, que tiene dificultades para comprometerse y  “abandonarse” en la relación con el otro)
Padres que dimiten de la educación de sus hijos, adultos que entablan relaciones superficiales en las que sólo importa el beneficio obtenido; compañeros incapaces de trabajar en equipo … Todos convencidos de que “se salvarán solos” o de que “el problema de otro no es cosa suya”.

La desidia de estas personas genera en los demás sentimientos de soledad, abandono, ira, sufrimiento y, sobre todo, desamor. La desidia es una forma de maltrato. Esta dimisión de la responsabilidad individual tiene un impacto desequilibrante en el entorno de la persona y puede acabar destruyéndola. Porque no responder también es una respuesta… y peligrosa.

 

5. DESCUBRIR EL JUEGO DEL MANIPULADOR

El manipulador es un mago de la palabra: rápido en sus respuestas, seguro en sus decisiones, contundente en sus argumentos, arrollador en su actitud…, tanto que nos deja poco margen para reaccionar distinto a aquello que dictan sus designios.
Pero decir que el manipulador es, simplemente, un ser egoísta que no tiene en cuenta las necesidades de los demás y que cree que el mundo existe sólo para servirle, sería mostrar únicamente una cara de la luna. Si profundizamos para comprender los motivos de dicha actitud, podremos trascenderlos.

Teniendo en cuanta que todo comportamiento se mantiene porque cumple una función (de no ser así, sencillamente, se extinguiría), hemos de aceptar que una persona es manipuladora porque, con esta actitud, obtiene lo que necesita.
Y si a alguien le resulta más fácil obtener lo que necesita del exterior que por sus propios medios, estamos ante una persona con importantes carencias (de confianza, de autoestima…), aunque aparezca ante los demás como todo lo contrario. De hecho se aprovecha de la energía de los otros para nutrirse de ella.

El manipulador establece vínculos de dependencia con alguien que no es consciente de la artimaña o, si la percibe, no puede zafarse de ella, lo que le produce una gran frustración. Pero estas relaciones son como una partida de ajedrez en la que no es preciso ganar sino impedir que las piezas del otro entren en nuestra mitad del tablero. Si lo hacen, la responsabilidad también será nuestra.

Para evitar o minimizar las consecuencias de este tipo de agresión es esencial plantearnos qué es lo que nos engancha del manipulador, pues nosotros también obtenemos algún beneficio de esta relación (seguridad, afecto…). También es fundamental vencer el miedo a expresarnos asertivamente. Superado esto, solamente pueden pasar dos cosas: que el manipulador recule o que estalle el conflicto. Si, finalmente, la relación se arruina, como tanto tememos, será más fácil asumirlo que seguir arrastrando una relación dañina.


6. EL CHANTAJE EMOCIONAL

Frases aparentemente inocentes pero que esconden una exigencia, amenazas para obtener un fin… todo forma parte del chantaje emocional. La intención: provocar miedo, angustia, condicionar una reacción.

El chantajista emocional se cree una víctima, es inseguro y temeroso, pero esconde sus propias necesidades creándolas en los demás y lo consigue. Desenmascarar al chantajista emocional resulta complicado pues suelen comportarse así con las personas que más les quieren y que temen no estar a la altura de sus demandas. Cuando no obtienen lo que buscan, hacen que se sientan culpables: se muestran incapaces de aceptar un no.
Pero no podemos decir “sí” si no queremos hacerlo. Por eso es muy importante dejar claros los límites, saber que nadie dirige las acciones de otro si no es él mismo. Saber que tenemos el mismo derecho de elegir como de equivocarnos es primordial.
Sin nuestro consentimiento el chantajista percibe su impotencia y deja de intentarlo. Puede      que sufrir su enfado, pero basta con darle tiempo. Una vez vuelva la calma, podemos utilizar el diálogo para explicarle cuáles son nuestras razones y hacerle entender que cuando pides tienes que estar dispuesto a aceptar un sí, pero también un no.
Algunas personas necesitan tiempo para entenderlo, el secreto está en dárselo.



7. DESAFIAR LOS DICTADOS DEL JUEZ

Recuerdo que en una sesión de terapia, una mujer que se sentía rechazada por su marido me explicó que lo estaba pasando fatal. Cuando le pedí que me lo explicara mejor, me dijo: “Es que yo me veo a mí misma en la visión que los demás tienen de mí. Ese es mi espejo”.

(Nota propia: en este caso sería importantísimo trabajar los introyectos de esta persona, cómo se ha construido su autoconcepto y cómo está éste, sus creencias negativas, su posible falta de autocuidado, aspectos centrales en el desarrollo de la autoestima… entre otros aspectos a tratar, en una terapia).

En mayor o menor grado, a todos nos influyen las críticas que nos hacen los demás. Normalmente, somos capaces de procesarlas. Algunas veces, nos estimulan para mejorar y otras, las rechazamos porque no nos aportan nada positivo.
Pero hay situaciones en las que una persona allegada (nuestra pareja, un familiar, un amigo) se sitúa en el papel de juez  en nuestra relación. En estas circunstancias, las críticas pueden convertirse en un elemento que destruya paulatinamente el concepto que tenemos de nosotros mismos, nuestra autoestima.

En una ocasión leí que la autoestima es al ser psicológico lo que el sistema inmunológico (las defensas del organismo) es al ser físico. Esto quiere decir que la autoestima configura las defensas de nuestro estado emocional frente a las agresiones que provienen del exterior. Si nuestra autoestima disminuye, aumenta nuestra vulnerabilidad como personas.

Los juicios de valor repetitivos sobre nuestro aspecto, nuestras actuaciones o nuestra forma de pensar tienen el poder de poner en entredicho el valor que nos damos y, por tanto, erosionan nuestra autoestima. Esto ocurre porque damos a las palabras del “juez” más valor que a nuestras creencias.

Sólo al darnos cuenta de que “los juicios” son una visión concreta y relativa, que no tiene porqué coincidir con la nuestra, podremos empezar a ganar confianza. Saber que nadie tiene el derecho de juzgarnos –que sólo son opiniones personales por muy taxativas que sean y que, y quizás lo más importante, rara vez nos sirven para crecer – nos permitirá independizarnos emocionalmente del “juez”.

De las opiniones de los demás sobre ti, valora sólo las que provienen de personas que te aceptan y te entienden. Si no hay aceptación y comprensión, no las hagas tuyas.



Por último, quiero compartir contigo, un poema de Jorge Bucay, que él define como su propia propuesta para las relaciones interpersonales, en la que  muestra un respeto por el Tú y el Yo, en una relación entre dos, de una forma sana para ambas partes:


                                                                    QUIERO

Quiero que me oigas sin juzgarme.

Quiero que opines sin aconsejarme.

Quiero que confíes en mí, sin exigirme.

Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí.

Quiero que me cuides sin anularme.

Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mí.

Quiero que me abraces sin asfixiarme.

Quiero que me animes sin empujarme.

Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí.

Quiero que me protejas sin mentiras.

Quiero que te acerques sin invadirme.

Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,
que las aceptes y no pretendas cambiarlas.

Quiero que sepas…
que hoy puedes contar conmigo…
¡Sin condiciones!

5 comentarios :

  1. SUPER ENRIQUECEDOR..GRACIAS LO COMPARTO...

    ResponderEliminar
  2. Encantada de compartir una información que puede ser útil para víctimas de maltrato psicológico, familiares, amigos y profesionales que acompañan a personas que lo están sufriendo. Gracias por difundirla igualmente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy útil, lo voy a compartir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy útil, lo voy a compartir.
    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...