lunes, 9 de noviembre de 2015

Psicología Perinatal, Maternidad y Crianza en Suiza





En esta entrada quiero presentaros una nueva sección que he introducido en mi blog sobre Psicología Perinatal , que he titulado Maternidad y crianza en Suiza.

En ella aparecen los siguientes artículos, que recientemente he escrito:

- "Dar el pecho no es lo mejor, por la Doctora Ibone Olza".
- "Embarazada en el extranjero y parto en Suiza, sanador".
- "El recuerdo de nuestros pequeños".

Esta sección está especialmente dedicada a todas aquellas personas que estén actualmente viviendo en Suiza, y quieran informarse sobre Psicología Perinatal en Suiza, además de conocer recursos disponibles en este país. Así como para aquellos que estéis pensando en trasladaros a vivir a este país de habla alemana. O para quiénes, sencillamente deseen conocer cómo es la Psicología Perinatal en otros países fuera de España, y de cultura diferente, en algunos relevantes aspectos, en cuestión de crianza, como lo es Suiza.
Espero os guste y suponga un recurso de ayuda, especialmente para los lectores necesitados de esta información.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Lo que un niño debe saber tras la separación de sus padres


                                                      

 
En el siguiente post os reescribo un texto realizado por una especialista en psicología infantil, Úrsula Perona, en el que detalla aspectos a trabajar con un menor cuyos padres se hayan separado. Es muy útil, además de expresar siempre el respeto hacia el menor, así como hacia las nuevas relaciones paterno-filiales y familia extensa, que se dan tras dicha separación parental, por parte de todos los miembros que rodean a este/os hijo/s. Transmite la importancia de una comunicación sana con los hijos, así como entre la pareja de padres, para favorecer la salud emocional de los hijos de padres separados.

Como la experta recomienda, se trata de "una carta" que puede usarse tras comunicar a los hijos la decisión de separarse. Inicialmente puede ser leído por los padres, previo a la comunicación de esta noticia a los hijos, lo que les facilitará comprender alguna de las dudas que podrían surgirle a sus hijos tras esa decisión tan relevante, que les supondrá un gran cambio en sus vidas, a todos los miembros de esta familia, y que necesitarán aclaración para la tranquilidad de sus hijos.
Es un recurso que sirve a modo orientativo, para que padres e hijos comprendan todo lo que esta nueva situación conllevará. Toca  temáticas que necesariamente necesitarán resolver en esta nueva familia reestructurada.
A posteriori, se puede leer a los hijos, conjuntamente (entregándoselo también para que éstos lo conserven), reflexionando todos juntos, como forma de iniciar una comunicación y aportarles las aclaraciones que necesiten, hablar sobre los temores del menor, que pueden surgirle ya en dicho momento...
Además  de ser un texto al que puede recurrir toda la familia, como recordatorio, a lo largo de su proceso de adaptación ante su futuro entorno familiar reorganizado.
 
 

Si tus padres se acaban de separar...
Es importante que entiendas que ellos ya no son pareja, pero tú sigues siendo su HIJO IGUAL QUE ANTES y que te quieren.

Tus padres seguirán siendo tus padres durante el resto de sus vidas, incluso aunque vuelvan a casarse y tengan hijos en el nuevo matrimonio.

Al separarse vas a notar que tus padres opinan diferente uno del otro en muchas cosas. No tienes que decidir quién tiene razón. Los dos la tienen en cierta manera.

A veces, tus padres han discutido por cosas que tienen que ver contigo (tus deberes, tu comportamiento...). Eso no quiere decir que tú seas el culpable de su separación. Sencillamente que como padres, tienen diferentes puntos de vista.

Tus abuelos, tíos, primos...siguen siéndolo por igual. No existen los ex-abuelos, ex-primos...

A tus buenos amigos les puedes contar lo que pasa en tu casa, SI QUIERES. Seguro que conoces a alguien que ha pasado por algo parecido. La separación de tus padres no tiene por qué ser un secreto. Seguro que tus compañeros lo entienden.


Sobre la custodia
La patria potestad compartida significa que ambos son padres por IGUAL.

Que uno de tus padres tenga la custodia significa que, por ahora, estás a su cuidado la mayor parte del tiempo. Al otro lo verás algunos días entre semana y algunos fines de semana.

Si tus padres han acordado que vayas con uno de ellos determinados días (por ejemplo, fines de semana alternos, la mitad de vacaciones...), es importante para todos que cumplas lo acordado. Es sano saber con seguridad cuándo y cómo os vais a ver.

Las cuestiones económicas de la separación (por ejemplo, quién paga el colegio, la ropa, el dentista, quién se queda con el piso...) no son asunto tuyo. Es algo que deben de resolver tus padres. Son temas de adultos y no debes preocuparte por ello.


La relación con tus padres
Es bueno seguir relacionándose tanto con tu madre como con tu padre. Si vives con tu madre, es bueno que veas a tu padre todo lo que puedas. Si vives con tu padre, es bueno que veas a tu madre todo lo que puedas.

Si no puedes ver a uno de tus padres, puede ser bueno hablar con él por teléfono a menudo.

Ahora vas a vivir en dos casas diferentes. Debes respetar en cada casa las costumbres y normas. Pueden ser diferentes (por ejemplo, en casa de mamá se come a las dos, y en casa de papá a la una). Pero no pasa nada, ya verás cómo te acostumbras, ¡aunque a veces es un lío!. Los problemas que tengas con tu madre, háblalos con ella. Los problemas que tengas con tu padre, háblalos con él. Si algún día estáis los tres juntos, también puede ser un buen momento para comentarlos.
No eres un mensajero. Si tu madre o padre te dice "dile a....." puedes sugerirles que mejor hablen entre ellos.

No eres un espía. Lo que pasa en casa de cada uno de tus padres es privado.

No juzgues, ni censures, ni critiques a uno delante del otro. Tus opiniones, que son importantes, tal vez las puedas compartir con una tercera persona: un amigo, un tío, un terapeuta...
Respeta los acuerdos que hagan tus padres al respecto de tu educación, salud, horarios... Ambos miran por tu bien.
 

Date tiempo para aceptar la nueva situación

A lo largo de tu vida te van a surgir dudas y preguntas, y emociones ligadas a ellas, que debes tratar de resolver.
Con todo, cuando seas adulto, las cosas las verás de otro modo y tal vez entiendas mejor por qué tus padres decidieron separarse.

Siempre que lo necesites, habla con tus padres de lo que te ocurre con respecto a este tema. Y poco a poco, irás construyendo el puzzle en el que las relaciones de tu propia familia van a tener sentido.
Al principio es normal que te sientas desorientado, confuso, triste... son emociones normales y forman parte de tu adaptación a la nueva situación. Pide ayuda o consuelo cuando lo necesites. No te avergüences de lo que sientes pues es totalmente normal.

Seguro que poco a poco todos os iréis adaptando a la nueva situación y esas pequeñas dudas o tensiones desaparecerán.

miércoles, 28 de octubre de 2015

En recuerdo de nuestros pequeños bebés perdidos



               



Queridos lectores, he dado  un paso importante que quiero contaros: volver a escribir en mi blog de Psicología Perinatal . Aquí os dejo el enlace a una nueva entrada en el mismo, que he titulado "El recuerdo de nuestros pequeños" , abriendo así un nuevo camino, en el que volver a acompaños a través de mi otro blog, en un tema de Psicología al que llegué a inicialmente por mi propia experiencia personal, y que posteriormente, tras iniciar una formación,  se convirtió en una vertiente de mi profesión, que me apasiona, por lo que  me siento muy agradecida de haber podido trabajar en ésta.

Este nuevo artículo trata sobre pérdidas gestacionales y perinatales, cuando la muerte de un pequeño bebé se produce durante su gestación, en su nacimiento, o tras éste.

Me alegra reencontrarme compartiendo estas páginas con vosotros, tras este tiempo, desde mi blog especializado en Crianza y Psicología Perinatal.

 

viernes, 11 de septiembre de 2015

De vuelta, ante esta nueva etapa

                                    
                                                               
 
Hoy os propongo que HABLEMOS DE SENTIMIENTOS CON NUESTROS HIJOS, y que FOMENTEMOS EL RESPETO POR EL OTRO, POR LO DIFERENTE.
Es viernes 11 de septiembre de 2015, os escribo desde un pueblecito de Suiza.
Hace lo que me parece “una eternidad” que escribí por última vez en mi blog. Curiosamente, tras escribir este post, he comprobado que hace ahora dos años que el 8 de septiembre de 2013, escribí por última vez en estas páginas. Y es ahora que ha nacido no sólo la necesidad, de forma natural, de volver a escribir aquí. Sino que, esto ha venido motivado por mi sensación interna de que éste es el momento para hacerlo, reaparecer y  retomar mi pasión, de compartir sobre Psicología y Psicoterapia, aportar reflexiones, y provocar otras.
Tras estar residiendo más de dos años en Suiza, mi necesidad imperante de retomar mi gran pasión vocacional profesional (me repito, sin embargo lo necesito, pues siempre la Psicología ha sido mi vocación en mi vida, desde niña) ha llamado a mis puertas, y le abro éstas, encantadas de así hacerlo. Me siento plena al comunicároslo.
No puedo evitar, ni quiero, que el ser la madre de mi hija de poco más de un año, nacida en estas tierras, enriquezca mi visión sobre la Psicología y la crianza, así como especialmente en el área de la Psicología Perinatal, que dejé aparcada por estos años, tras mi partida de mi amada ciudad, Elche, y mi queridísima España. 
Tras ésta cambio de país, también dejaría un dolor por nuestros hijos perdidos, y la vivencia de una maternidad dolorosa que me acercó, de forma vivencial, nada teórica, inicialmente, a los duelos por pérdidas gestacionales y muerte perinatal, aunque posteriormente, iniciara mi formación sobre este tema. Dolor que se vendría con nosotros, y que hoy puedo sentirme lo he elaborado y superado, sintiéndome preparada para, en un futuro, volver a acompañar a otras madres y padres, familias que han perdido a sus hijos en el embarazo, parto o tras éste. Si cabe, mi humanidad es mucho mayor, con esta temática, tras la propia experiencia de pérdida, haberme trabajado ésta a nivel psicoterapéutico (individualmente y en grupo), y continuar formándome al respecto, en la intervención con este tipo de duelos.
Hoy vuelvo, encantada, feliz de hacerlo. Con la gran alegría, esperanza, deseo, y las ganas de volver a “vernos”, a los que aquí un día, durante años, nos encontrábamos en estas páginas, compartiendo sobre temas de nuestro interés común.
Últimamente leo artículos, comentarios, en páginas de internet (sobre inmigración, racismo, nacionalismos, refugiados…). En ocasiones tengo la impresión de que las palabras son gratis (unos insultan a otros,  ““moderamente””, sin que sea muy evidente, y otros sin reparo alguno), que no somos conscientes del daño que podemos hacer con éstas. Sin embargo va más allá de esto, detrás de las palabras hay pensamientos, miedos, visiones de vida, introyectos (nada conscientes), prejuicios, ideas preconcebidas, en ocasiones asuntos inconclusos que llevan al odio, … En definitiva, aspectos de los que muchas veces no se hablan, y que se quedan en nosotros como sentimientos dañinos, por no ser conscientes, no tener en cuenta cómo nos afectan en nuestro autoconcepto, autoestima … Es todo muy abstracto, no estoy nombrando a qué sentimientos, por ejemplo, puedo referirme. Os voy a plasmar un ejemplo, con una pequeña historieta que aparece en unos cuentecitos que le estoy leyendo a mi hija. Se titula “El conejo y el oso”. Aquí os la dejo.

                                       



“El pequeño conejo corrió hacia su madre llorando amargamente: ¨Mamá, mamá, no sabes lo que me ha pasado. El oso me ha insultado¨. ¨¿Y qué es lo que te ha dicho?¨, preguntó mamá conejo. ¨Me ha llamado orejotas y dientes torcidos.¨ ¨¡Eso no ha estado bien, desde luego!¨, dijo mamá conejo. ¨El señor oso suele ser amable y educado con todo el mundo. ¿Vamos a hablar juntos con él, para preguntarle qué es lo que le ha movido a insultarte de ese modo?¨¨Psss¨. exclamó el pequeño conejo. ¨Quizá no sea muy buena idea. Puede que siga enfadado porque le llamé gordinflón y perezoso”. 
 
Esta es una pequeña historia que permite hablar de  muchos aspectos psicoemocionales, por ejemplo en el ámbito de la  familia, no sólo trabajarlos en terapia (cuando la prevención ya no es posible, en aspectos de, por ejemplo, relaciones entre iguales en la escuela), o en el ámbito escolar (para el análisis de las relaciones sociales, de aspectos emocionales como el autoconcepto o la autoestima, conductas de respeto …).
Sobre emociones hay una película muy famosa, que me han recomendado amigas, colegas de trabajo, y un familiar que la ha visionado y la ha encontrado interesantísima, pero aún no he podido ver (en breve quiero verla, disfrutarla atentamente en español, para saborearla). Ésta, quizás, podría usarse para abordar todos estos aspectos con  adolescentes, tras el visionado del film.
 Nota: Desde Suiza os saludo, a todos aquellos que nos volvemos a ver en estas páginas, así como a nuevos seguidores que lleguen a este blog, en busca de información sobre Psicología (también sobre aspectos Psicológicos y Psicoterapéuticos asociados a la vivencia de la inmigración y ser inmigrante) y Psicoterapia en castellano, la lengua de nuestro gran Cervantes. Bienvenidos también a quiénes por primera vez acudís a este blog que, retomo con tantísimo gusto.  
Os deseo un feliz inicio del fin de semana, y que disfrutéis plenamente de éste.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Cerrando un ciclo ... abriendo una nueva etapa


                                  
 
Esta entrada es una despedida. Este blog llega a su fin en la publicación de nuevos artículos de Centro de Psicología Gestalt.
 
Podéis observar que ahora aparece como nombre del blog GESTALTMAR, con un significado muy especial, doblemente, para mí, en estos momentos, en los que estoy aprendiendo el idioma de Perls, el alemán.
 
En mi mente voy albergando nuevas ideas, que se agrupan en un futuro nuevo blog,  del que desconozco cuándo os haré su presentación. Éste necesita de mi tiempo y un nuevo espacio, para madurarlo, darle forma, y llegado el momento a quiénes de aquellos que me habéis seguido durante estos años, deseéis conocerlo,  junto con quiénes hayamos de encontrarnos a lo largo de este camino, que es nuestra vida, os hablaré del nuevo proyecto que actualmente está gestándose en mí (siento que vivo un período de un gran vacío fértil), a la espera de un "next" (un después),  muy productivo a nivel de ideas para mi nueva creación futura.
 
Inicio un nuevo camino, una nueva andadura acompañada, lo que me recuerda un proverbio que conocí a través de una colega y gran terapeuta (Sara Jort), y que es ahora cuando toma un sentido relevante para mí: "si quieres ir deprisa ve solo, si quieres llegar lejos camina acompañado". En ello estoy.
 
Gracias a todos y cada uno de quiénes me habéis leído y hecho llegar vuestros comentarios, con los que he crecido, me he sentido tocada y emocionado. Habéis ayudado a profundizar en dar a conocer el mundo de la Psicología y la Psicoterapia, con ellos habéis dejado vuestra huella y lo habéis convertido, así, también en vuestro blog, a través de vuestras palabras, dándole vida y movimiento, algo tan necesario como saludable  cuando hablamos de Terapia Gestalt (si no queremos entrar en rigidificaciones insanas).
 
 

jueves, 4 de abril de 2013

Necesito a mi Papá y a mi Mamá, aunque se hayan separado





En el anterior artículo os hablaba de los "Mensajes de odio en el S.A.P." . En esta entrada os quiero acercar un escrito en el que se refleja cómo evitar una relación en la que un progenitor aliena la figura del otro progenitor frente a su hijo, tras una separación de la pareja que constituían.

En esta carta nos habla de la importancia de respetar la imagen que el hijo tiene de sus dos progenitores, de no manipular ésta,  de cómo necesita mantener intacta la identidad de sus dos progenitores como las dos figuras más importantes de su vida, de los que tiene derecho a disfrutar de su presencia física, de la relación con éstos,  y de amarles con libertad, sin ser usado como arma para hacer daño al otro progenitor.

Si cada padre y madre que ha de pasar por el doloroso proceso de una separación de su pareja y así mismo de no poder compartir todo su tiempo con su/s hijo/s, se plantease llevar a cabo realmente, éstos aspectos psicológicos, emocionales y educativos, en su relación con su hijo tras separarse del padre o de la madre, y  también en la  nueva relación que establezca con su ex pareja, estarían evitando hacer un daño innecesario añadido a  su hijo, además de la dificil situación de ser un hijo de padres separados, y no poder volver a convivir conjuntamente con los dos.

Los principios y actuaciones que se reflejan en la siguiente carta, forman parte de las relaciones que se establecen con el otro (el hijo, la ex pareja y la familia extensa de ésta última) en las que se tiene en cuenta la salud mental y emocional del hijo. Hablamos de cómo construir relaciones en las que se potencia en la descendencia familiar el amor hacia el otro (padres, pareja de éstos, familia del menor por ambas partes), por parte de ambos progenitores. Además son señales de una madurez emocional y psicológica por parte tanto de la madre como del padre, para superar una posiblemente dolorosa ruptura sentimental, potenciando a la vez que esta sea lo menos daniña posible para su hijo/a, así como formas de permitirle que continue desarrollando vínculos de apego seguro con ambos progenitores.

Los valores, formas de pensar y sentir necesarios para lllevar a cabo realmente estas formas de comportarse y relacionarse con el hijo y la expareja (y el entorno de ésta) son muestras de auténtico amor y respeto por el hijo, por la importancia de su estabilidad psicológica. Son maneras de tener en cuenta su derecho básico y absolutamente fundamental, de poder disfrutar del contacto no contaminado, de la relación no manipulada, y de saberse teniendo (y disfrutando) del amor de sus dos padres.

Así los progenitores evitarían lo destructivo de crear, fomentar y propiciar otro tipo de relaciones con su hijo (la ex pareja y la familia extensa de esta) en las que uno de los dos progenitores se convierte en alienador del otro padre, potenciando preferencia hacia el progenitor alienador, fomentando el desarrollo de continuas muestras de lealtad hacia ese progenitor que inculca el odio hacia el otro progenitor (por el miedo del niño a perder su amor si no lo hace).

Con el interés de crear esta reflexión hacia los estilos educativos y relacionales, en padres en vías de separación, de potenciar el darse cuenta de los beneficios en la salud mental que puede tener una forma de crear vínculos con su hijo, frente a los perjuicios que produce en la vida de su hijo,  la forma alienadora de un progenitor, a manos de otro, publico esta entrada, que espero lean muchos padres que se encuentren en una ruptura sentimental con su pareja y que estén interesados por cómo hacer que esta separación no dañe innecesariamente el bienestar de sus hijos.

                                         CARTA DE UN HIJO A PADRES SEPARADOS

No traten de disipar mi dolor con grandes regalos y diversiones. Me duele el corazón y éste no sana con risas sino con caricias. Todo lo que necesito es la garantía de que, aunque estén separados, ninguno de los dos me abandonará.Díganme con palabras y actitudes que puedo seguir amándolos a los dos y ayúdenme a mantener una relación estrecha con ambos. Después de todo, fueron ustedes quienes se escogieron mutuamente como mis padres.

No me pongan de testigo, de árbitro ni de mensajero en sus peleas y conflictos. Me siento utilizado y responsabilizado por arreglar un problema que no es mío. Tengan en cuenta que todo lo que hagan para perjudicarse mutuamente, quiéranlo o no, en primer lugar me lastimará personalmente a mí.

No se critiquen ni se menosprecien delante de mí, así todo lo que digan sea la verdad. Entiendan que por malos que hayan sido como esposos, son mis padres y por lo tanto yo necesito verlos a ambos como lo máximo.

No peleen a ver cuál se queda conmigo, porque no soy de ninguno, pero los necesito a los dos. Recuerden que estar conmigo es un derecho, no un privilegio que tienen ambos y que tengo yo.

No me pongan en situaciones en que tenga que escoger con quién irme, ni de que lado estoy. Para mi es una tortura porque siento que si elijo a uno le estoy faltando al otro, y yo los quiero y los necesito a los dos.Díganme que no tengo la culpa de su separación, que ha sido su decisión y que yo nada tengo que ver. Aunque para ustedes esto sea obvio, yo me culpo porque necesito conservar su imagen intacta, y por lo tanto, el único que puede haber fallado debo ser yo.

Entiendan que cuando llego furioso después de estar con mi padre/madre, no es porque él/ella me envenene sino que estoy triste y tengo rabia con ambos porque ya no puedo vivir permanentemente con los dos.Nunca me incumplan una cita o una visita que hayan prometido. No tienen idea de la ilusión con la que espero su llegada, ni el dolor tan grande que me causa ver nuevamente que han fallado.

Denme permiso de querer a la nueva pareja de mi padre/madre. Aunque en el fondo del alma me duele aceptarla, yo quiero ganármela para no perder al padre/madre que pienso que me dejó por ella.

No me pidan que sirva de espía ni que les cuente cómo vive o qué hago con mi otro padre. Me siento desleal para con él, y no quiero ser un soplón.

No me utilicen como instrumento de su venganza, contándome todo lo "malo" que fue mi padre/madre. Lo único que con seguridad lograrán es que me llene de resentimiento contra quién trata de deteriorarme una imagen que necesito mantener muy en alto.

Asegúrense que comprendo que aunque su relación matrimonial haya terminado, nuestra relación es diferente y siempre seguirá vigente. Recuerden que aunque la separación pueda constituir para ustedes una oportunidad para terminar con un matrimonio desdichado o para establecer una nueva relación, para mí constituye la pérdida de la única oportunidad que tengo para criarme al lado de las personas que más amo y necesito: mi papá y mi mamá.

Recuerden que lo mejor que pueden hacer por mí -ahora que ya no se aman- es respetarse mutuamente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...